Cómo fotografiar un hada

PASO 1: Elige unas alas para ella.

Las hadas son criaturas mágicas llenas de simpatía, coquetas y presumidas. También un poco tímidas, así que si deseas hacerle fotos a un hada tendrás que encontrar la manera de sacarlas de los nidos que tienen entre las hojas y las flores de las plantas. La forma más eficaz de despertar su curiosidad es atraerlas con unas nuevas alas que puedan lucir saltando y brincando en los jardines.

Para ello, Twig & Tale tiene los patrones perfectos para hacer unas alas de mariposa, que son las preferidas por las hadas. Yo quería fotografiar un Hada Luna, así que elegí para ella unas alas de Actias Luna, las ideales para ella.

Para que nuestra hada se sienta cómoda hay que acolchar sus futuras alas, poniendo cuidado en que sean tiernas y esponjosas pero que tengan la rigidez suficiente para sostenerse en el aire. Puedes elegir una tela de cualquier color, pero en mi caso, yo me he quedado en la gama de verde agua y verde bosque para hacerla sentir lo más cómoda posible. También he añadido unos toques de color en los lunares, para que destaquen como las flores entre las plantas. Y si además incluyes diferentes texturas, ¡será también una experiencia táctil!

PASO 2: La importancia de los detalles.

¡Pon mucha atención a los detalles! Las hadas son muy meticulosas y no se van a dejar atraer con cualquier regalo. Cose sin prisa, con cariño puesto que tu hada reconocerá y valorará todo el esmero que has puesto en la costura de sus alas. 

Os enseño cómo han ido tomando forma las alas de mariposa Luna que he cosido para mi hada.

PASO 3: Haz que se sienta cómoda.

Aunque son muy fuertes, las hadas son criaturas delicadas y sólo se visten con las alas más cómodas. Necesitan una almohada suave en la espalda, que se adapte a la forma de su cuerpo, unas colas aerodinámicas para poder volar diligentemente y unos tirantes regulables que les permitan ajustarse bien sus alas. Aunque no es imprescindible, unas antenas suaves les permitirán mejorar su orientación en el bosque cuando sea de noche, así que si tienes la posibilidad, prepara también unas para tu hada.

En la primera foto puedes ver el conjunto de mariposa Luna que he estado preparando.

PASO 4: Prepara el regalo sigilosamente.

Despierta a tu hada con cuidado. Puede ser que esté dormida entre los pétalos de una flor o escondida en el tronco de un árbol. Aproxímate a ella cantando bajito para que no se asuste con tus pisadas. Coloca sus alas nuevas cerca de su nido sin dejar de cantar. De esa manera se sentirá atraída por el sonido de tu voz y en cuanto esté despierta saldrá, intrigada, a ver qué está pasando en su jardín.

Aléjate de puntillas para observar desde lejos cómo el hada se prueba sus alas nuevas. Si la ves contenta, es el momento ideal de hacerle algunas fotos.

PASO 5: Déjala jugar a su aire con sus alas nuevas.

No se puede forzar un hada a posar. Aunque sea pequeña está llena de energía y sólo querrá saltar y corretear para estrenar sus alas. Así que busca una cámara que te permita observarla desde la lejanía y capturar esos instantes mágicos de diversión. Si el hada está contenta con sus alas nuevas te regalará la mejor de sus sonrisas y unos momentos inolvidables.

Read Next

la ceremonia del té

Preparar un buen té es un arte pero también una habilidad que se mejora con la práctica. Esta…