Empanadillas primavera

¿Recordáis la receta del pan plano? Pues es muy versátil y puede adaptarse para convertirla en unas empanadillas deliciosas. En casa las hemos probado con diferentes rellenos pero hemos cocinado uno tan tan rico que no me podía resistir a compartirla por aquí a ver si os inspira. Están estupendas recién hechas pero también se pueden preparar con antelación, dejarlas enfriar sobre una rejilla y comerlas frías o ligeramente tostadas de nuevo en sartén cuando venga bien. Así que es una receta perfecta para picnic o una reunión de amigos.

Ingredientes para la masa de 4 empanadillas grandes:

  • 260 g de harina de fuerza
  • 1 cucharadita de levadura seca
  • 3/4 de cucharadita de sal fina
  • 1/2 cucharadita de azúcar moreno
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 180 ml de agua

Elaboración de la masa de las empanadillas:

La masa de estas empanadillas se prepara de forma similar a la del pan plano. Hay que empezar a prepararla la noche anterior para tenerla lista a mediodía (he editado la receta para adaptarla a una larga fermentación).

Poner en un bol grande todos los ingredientes secos, es decir: harina, levadura, sal y azúcar y mezclar. Añadir el aceite y el agua y, con una paleta o una rasqueta de plástico, comenzar a remover hasta que la harina se hidrate y permita un ligero amasado que se podrá hacer dentro del mismo bol o en una mesa enharinada. La masa estará un poco pegajosa pero sólo es cuestión de dejarla reposar cinco o diez minutos y darle un meneíllo más durante un par de minutos hasta que quede suave y elástica.

Dejar reposar la masa en un bol cerrado con tapa o film transparente durante toda la noche en la nevera.

A la mañana siguiente habrá triplicado de tamaño. Pasar la masa a una superficie limpia y amasarla ligeramente para que se atempere. Una vez esté suave de nuevo, cortarla en 3 ó 4 trozos de tamaño similar. Yo suelo hacer 3 porciones de unos 150 g. Hacer unas bolas con ellos y dejarlas reposar, cubiertas con un paño para que no pierdan humedad, durante 40 minutos o una hora más. Durante este segundo levado es el momento perfecto para comenzar a preparar el relleno.

Ingredientes para el relleno de 4 empanadillas primavera:

  • 1 zanahoria
  • 1/2 cebolla
  • un poco de col lombarda
  • 3 longanizas frescas de cerdo sin tripa o 100 g de carne picada
  • brotes de soja
  • aceite de oliva
  • sal
  • pimienta negra molida
  • salsa de soja

Elaboración del relleno:

Poner a calentar un sartenón grande donde poder rehogar los ingredientes a fuego fuerte. Cortar la zanahoria en bastones y saltearla ligeramente con un poco de aceite. Apartar en un plato. Cortar la cebolla y la col en juliana y saltearlas juntas también a fuego fuerte añadiendo una pizca de aceite si fuera necesario. En cuanto se empiecen a aflojar, apartar junto con la zanahoria. Trocear las longanizas (nosotros usamos longaniza fresca porque ya viene aliñada pero la carne picada funciona igual) y ponerlas en la sartén. Dar unas vueltas a la carne hasta que comience a dorarse. En este punto, bajar a fuego medio, poner la verdura que ya habíamos salteado, los brotes de soja y salpimentar ligeramente. Añadir un chorreón de salsa de soja y remover para que se integren los sabores.

¡Ya está listo el relleno! Se tarda más en escribirlo que en hacerlo.

Montaje y cocción de las empanadillas:

Para extender la masa no hará falta rodillo. Usa los dedos o las palmas de las manos, pasando la masa de una a otra, hasta darle una forma circular de un palmo de diámetro. Lo único importante es que el grosor sea uniforme para que no se nos desparrame el relleno en la sartén, pero vaya, que tampoco sería el fin del mundo.

Una vez extendida la masa, poner la cuarta parte del relleno sobre un lado de cada empanadilla y cerrar, al estilo empanada. Mientras montamos las empanadillas es conveniente poner a calentar una sartén grande a fuego medio-alto o el horno en caso de que las queráis hornear. Yo he usado una cazuela con tapa porque es rápido y cómodo y la tapa consigue hacer un efecto horno muy apañado. Por eso estas empanadillas son una receta estupenda para verano ya que no se caldea la cocina ni requieren electricidad (tenemos gas en casa y la luz está muy cara).

Colocar las empanadillas en la sartén o en la cazuela, sin aceite, a fuego medio y dejar cocinar por una cara hasta que comience a dorarse la base (reconozco que no medí el tiempo). Cuando se note que se despegan con facilidad, dar la vuelta a las empanadillas con ayuda de una paleta plana, y cocinar por el otro lado hasta que suceda lo mismo. La tapa permite que se hagan de forma más uniforme pero si no tenéis tapa la única precaución es que el fuego esté más bajo para que suba la masa por dentro sin que se queme el exterior.

Una vez doraditas se pueden comer directamente o dejarlos enfriar sobre una rejilla para consumirlas más adelante.

Read Next

Mini magdalenas bicolor

Aquí traigo otra variante de las magdalenas infalibles. Sí, sí, ya sé que siempre es la misma receta…

La vida con chocolate

… se lleva mejor. Básicos: 1/2 vaso de azúcar 1 huevo 1/3 vaso de aceite de oliva 1/2…