Gnocchi verdi

gnocchi verdi

¡A los ricos ñoqui! Por fin nos hemos animado en casa a preparar esta deliciosa receta de pasta tierna. La primera vez los hicimos blancos y en la segunda nos atrevimos a probar qué tal quedaban con espinacas. No sé cómo no los habíamos preparado antes porque la masa es un poco entretenida, que no complicada, pero el resultado y la cantidad obtenida compensan de sobra el esfuerzo.

Este tipo de pasta es deliciosa fresca pero se puede preparar en gran cantidad y congelarla para otras ocasiones. De segundas, va directamente del congelador al agua hirviendo así que os doy cantidades para hacer un buen porte de gnocchi verdi (ñoqui de espinacas).

Ingredientes:

  • 1 kg de patatas
  • 300 g de espinacas en hoja (he visto recetas con más espinacas pero las bolsas que se encuentran en las tiendas tienen ese peso)
  • 250 – 300 g de harina (la cantidad necesaria dependerá del tipo de patata y la humedad de las espinacas)
  • 1 huevo
  • sal

gnocchi verdi: ingredientes

Elaboración:

Lo primero es lavar las patatas y ponerlas a cocer en agua con sal. Cuando estén ya casi listas, toca cocer las espinacas. Para ello, en una olla alta, poner un dedito de agua y un poquito de sal y ponerlo al fuego. Añadir todas las espinacas y tapar la olla. Rápidamente veréis que bajan de volumen. No las dejeis mucho rato en la olla, sólo es necesario cocerlas ligeramente. Escurrir las espinacas y picarlas con un cuchillo en trocitos muy pequeños.

espinacas cocidas

espinacas

Cuando estén cocidas las patatas las sacamos de la olla y aún calientes y con mucho cuidado, se pelan. El siguiente paso es hacerlas casi puré. Para ello hay una amplia variedad de utensilios de cocina que facilitan la tarea. Para nuestros primeros ñoqui, Nachetz usó un pasapurés de los de toda la vida. Hay también aplastadores del tipo de los que usa Jamie Oliver; y nuestro favorito, un prensador gigante de acero que es con el que vamos a hacer todo el puré de patatas de ahora en adelante. Además mola porque no es necesario pelar las patatas. Las metes simplemente cortadas a la mitad y la piel se queda dentro del cacharro, como pasa con los prensadores de ajo.

prensador patatas

patata cocida

Una vez machacada la patata hay que probarla para ver qué tal está de sal, por si hay que añadir una poquita. Siempre es mejor quedarse corto al principio y corregir aquí, a que quede demasiado salada la masa.

¡Y vamos a por la masa! Esta vamos a hacerla como de toda la vida, en la encimera, haciendo un volcán. Primero una cama de harina (empezando con la mitad de la cantidad que os pongo arriba), encima toda la patata mezclada con las espinacas y el huevo en el centro. Y se empieza a ligar todo. Al principio será todo caos y pegunteo, pero a medida que se va trabajando la masa cambia de textura. Seguid añadiendo harina poco a poco hasta que la masa sea consistente pero no la pongáis toda, porque hará falta un poco para dar forma a los ñoqui.

gnocchi verdi: masa

gnocchi verdi: masa

No os volváis locos trabajando la masa. Sólo hay que darle el meneo justo hasta que quede lisa. Una vez lista la bola de masa toca hacer los ñoqui propiamente dichos. Para ello se coge una pequeña porción de masa, y ayudándonos de un poco de la harina que nos quedaba, haremos un churrito de unos dos dedos de grosor. Con una rasqueta o un tenedor, se va troceando el churrito en pequeñas porciones del tamaño de un bocado.

En este paso viene bien tener un compinche en la cocina que vaya ayudándote a ubicar la pasta recién hecha. La que no se vaya a consumir en el día se pone en bandejas ligeramente enharinadas y se mete en el congelador. Pasadas un par de horas, cuando los ñoqui estén duros, se levantan de la bandeja con la ayuda de una paleta de madera y se almacenan en bolsas de congelación o un tupper y de ahí de nuevo al congelador.

gnocchi verdi

Sé que los ñoqui que vemos en las fotos tienen un aspecto más guay, más corrugado (lo siento, deformación profesional), más estriado… Se les pueden hacer las marcas con un tenedor pero pensad que estamos haciendo un kilo y trescientos gramos de pasta y en este punto ya tenemos hambre.

¿Cómo se cuecen los ñoqui? Pues de forma un pelín distinta a la pasta de trigo duro a la que estamos más acostumbrados. El paso de poner al fuego una olla de agua ligeramente salada es el misma, pero aquí iremos cociendo las raciones de una en una, para que no se nos peguen los ñoqui entre sí. Echaremos entre 150 y 200 g de ñoqui por persona al agua hirviendo (depende de si los vais a tomar con alguna salsa o acompañamiento o simplemente con un poco de aceite). Estos se irán al fondo pero en cuanto empiecen a flotar, eso es que están listos. Los sacaremos todos con una espumadera a medida que vayan subiendo. Cuando esté lista la primera ración, seguiremos con las siguientes. Puede parecer lento pero teniendo en cuenta que los ñoqui tardan unos tres minutos en cocer, es la parte más rápida.

Si tienes los ñoqui congelados se procede de la misma manera, como te comentaba al principio. Del congelador al agua hirviendo, de ración en ración.

¿Y con qué se comen? Con lo que se te ocurra. En casa somos muy de pasta sencilla. Están buenísimos con un poco de aceite de oliva y parmesano, con ajito frito y champiñones, a la mediterránea (con verduras salteadas), con salsa de tomate casera, con ragú… ¡Contadme si los preparáis!

Read Next

Patatas con chocos

Las patatas con chocos son de esos guisos que concentran en una olla todo el amor de generaciones…

Mini magdalenas bicolor

Aquí traigo otra variante de las magdalenas infalibles. Sí, sí, ya sé que siempre es la misma receta…