Focaccia con sal y romero

Hace tiempo que llevo queriendo publicar la receta de la focaccia. Sobre todo porque este blog es más un libro de recetas personales y viene fenomenal tener a mano todos los ingredientes y cantidades. El verano en el sur es canallesco en cuanto a temperatura y afecta a nuestros ciclos domésticos de horneado. Desde que empezó a apretar el calor anduvimos Nachetz y yo buscando recetas alternativas de pan que implicasen menos tiempo de cocción o incluso nada de horno.

En una de esas búsquedas surgió la focaccia. El levado es corto si lo comparamos con el resto de panes que solemos hacer y en 20 minutos de horno ya está fuera. Además es un pan sustancioso lleno de sabor, ideal para acompañar los aperitivos de las reuniones familiares.

La receta que voy a compartir es una variante de la que tiene Xavier Barriga en su libro PAN.

Ingredientes para la masa base:

  • 500 g de harina de fuerza 00
  • 10 g de sal
  • 10 g de azúcar
  • 7 g de levadura seca de panadería
  • 30 g de aceite de oliva
  • 300 ml de agua

Para cubrir:

  • un buen chorreón de aceite de oliva
  • sal en escamas
  • romero

Elaboración:

En un bol amplio, mezclar la harina con la sal, el azúcar y la levadura. A continuación verter el aceite y el agua y remover con una paleta o una rasqueta para que lo vaya absorbiendo. En cuanto se hayan integrado los líquidos, volcar la masa sobre una superficie de trabajo (no hace falta más harina extra) y amasar durante varios minutos hasta que la masa quede muy lisa y no se pegue a los dedos. Ese proceso lo hago usando la técnica del amasado francés, que una vez que le pillas el punto es la más cómoda y efectiva.

Una vez lista la masa, se deja reposar en un bol limpio para que fermente. El tiempo será orientativo puesto que dependerá de la temperatura de la casa. Nosotros la preparamos antes de la cena y la dejamos toda la noche en el frigorífico. Si se hace a temperatura ambiente en un lugar cálido habrá que esperar a que doble de volumen.

A la mañana siguiente o cuando haya levado, se prepara la bandeja de horneado poniéndole un poco de aceite de oliva en la base y extendiendo la masa con las manos hasta que ocupe todo el fondo. Dejar fermentar por segunda vez la focaccia durante una hora aproximadamente.

Precalentar el horno a 250 ºC (o al máximo que de tu horno). Una vez listo el horno, con los dedos húmedos se hacen unos hoyitos en la masa y se le echa por encima unas escamas de sal, un poco de romero y otro chorreón de aceite de oliva.

Hornear la focaccia a máxima temperatura durante aproximadamente 20 minutos hasta conseguir un color bien dorado. Una vez fuera del horno, dejar enfriar sobre una rejilla para que no se condense demasiada humedad bajo la pieza de pan.

La receta de la focaccia admite diferentes combinaciones de sabores según qué se use para cubrir. Xavier Barriga hace la suya con cebolla y emmental pero también sugiere prepararla con tomate cherry y albahaca (esta queremos hacerla algún día), atún y cebolla, pimiento y anchoas, aceitunas… Como la solemos preparar para acompañar patés y fiambres la dejamos más suave de sabor pero tenemos en nuestra lista el hornearla con cebolleta y pimientos del piquillo.

(¡Prometo fotos del interior la próxima vez que la preparemos!).

Read Next

Galletas de naranja

¿Recordáis las baldosas comestibles que hicimos Diana y yo para celebrar la publicación número 100 de Baldosas y…

Gofres

Ingredientes: 125 g de mantequilla blanda 100 g de azúcar 1 cucharadita de estracto de vainilla (o en…