Bizcocho Marocchino

El café Maroccino es un café de color marrón suave que lleva entre sus ingredientes un trozo de chocolate negro, un café expreso, un toque de cacao y una nube de espuma de leche. Yo la leche ni olerla pero la combinación de chocolate+café si resulta bastante interesante. Sabéis que yo no soy muy cafetera pero en los bizcochos sólo aparece el sabor en el retrogusto.

Ingredientes para 10 bizcochitos medianos:

  • 3 cucharaditas de café molido
  • 20 g de chocolate negro
  • 2 huevos
  • 60 g de aceite de girasol
  • 100 g de azúcar
  • 150 g de harina
  • 1 cucharada de levadura
  • 1 cucharada de cacao puro

Elaboración:

El primer paso de la receta es elaborar un café marocchino. Colocar en en el fondo de una taza el chocolate negro. Introducir en el microondas y ablandarlo a baja potencia durante unos segundos. Preparar el café expreso y verterlo sobre el chocolate para que se termine de fundir. Remover y dejar enfriar un poco.

En un bol mediano batir los huevos, el aceite de girasol (también se puede hacer con aceite de oliva suave pero es interesante que no aporte sabor) y el café marocchino ya atemperado. Poner el azúcar y volver a mezclar.

Cuando se haya disuelto el azúcar, tamizar la harina, la levadura y el cacao. Con una paleta, mezclar lo justo para que los ingredientes secos se humedezcan y queden incorporados.

Para que los bizcochitos suban es bueno dejar reposar la masa al menos media hora. Mientras, calentar el horno a 200 ºC y preparar el molde. Puede usarse un solo molde de bizcocho o, como en mi caso, un molde metálico para magdalenas. También sirven cápsulas individuales. El molde usado influirá en el tiempo de horneado así que todos los tiempos serán orientativos.

Una vez engrasado con aceite y enharinados los huecos del molde, rellenarlos con la masa y hornear 20 minutos. Los bizcochitos estarán listos cuando hayan subido y al pinchar el centro de uno de ellos con un palillo, salga limpio. (Con los bizcochos de chocolate no sirve el truco del dorado, sorry). En caso de usar un molde alargado de bizcocho habrá que hornear entre 5 y 10 minutos más a 200 y quizás 10 minutos más a 180 ºC.

Tras sacar los bizochos del horno, dejar enfriar dentro del molde metálico hasta que se pueda sacar de él y luego solos sobre una rejilla. Como toque final y para recordar a la espuma de leche se pueden espolvorear con azúcar glas justo antes de servir.

Read Next

Pan de pita integral

Hoy os traigo una de las muchas recetas que he descubierto a través de Pintxo. Estas pitas semiintegrales…