Galletas de coco

De un tiempo a esta parte hago galletas más a menudo que bizcochos o magdalenas. Se preparan rápido, sin mucho jaleo y el resultado cunde bastante, si las comes con moderación, claro. Una galleta casera es el broche dulce perfecto a la comida a o a una cena temprana. Las proporciones me las saqué de la manga un día en que intenté versionar la receta de galletas que venía haciendo habitualmente para prepararlas de coco y tras varias hornadas a lo largo de la primavera y el verano he de decir que estoy contentísima con ellas. Tengo las cantidades de los ingredientes apuntadas desde el mes de mayo, así que ya era hora de archivarlas en el blog.

Ingredientes para 18 galletas, aproximadamente:

  • 125 g de azúcar
  • la ralladura de 1 limón grande
  • 80 g de aceite de oliva
  • 1 huevo
  • 75 g de coco
  • 175 g de harina
  • 1 cucharada de levadura química
  • pizca de sal

Elaboración:

En un bol, batir el azúcar, la ralladura de limón, el aceite y el huevo hasta obtener una pasta cremosa de color amarillo intenso. Si el limón es pequeño se puede añadir también un poco de zumo para que le dé más sabor. No será necesario que monte nada, sólo que quede bien integrado.

A continuación, añadir el coco y remover con una paleta hasta que se hidrate. Después, poner la harina (sin tamizar, tal cual del paquete), la levadura y la sal, y seguir removiendo un ratito hasta que la harina quede integrada. En este punto se puede amasar un poco con las manos, incluso. Una vez lista, cubrir el bol con film transparente y dejar reposar en el frigorífico al menos una hora, para que al formar las galletas la masa tenga más cuerpo.

Tras el reposo, precalentar el horno a 190 ± 10 ºC (la temperatura es aproximada y variará un poco en función del horno) y en una bandeja cubierta con papel sulfurizado, poner porciones como de una cucharada de masa, separadas un poco entre sí y aplastadas ligeramente.

Hornear a 190 ºC durante aproximadamente 15-18 minutos, hasta que las galletas comiencen a dorarse. Tras sacarlas, dejar enfriar sobre una rejilla para que no se reblandezcan. Se conservan perfectamente varios días en tupper o en una caja metálica.

Read Next

Magdalenas de melocotón

Me gustan los bizcochos con fruta. Además de ser muy suaves aguantan jugosos varios días. Esta vez le…