Aliño de trigo tierno

Hoy vengo con una de esas recetas que alegrarán tremendamente a tu yo del futuro porque se preparan rápido, el día de antes, y a la hora de comer sólo tienes que sacar el tupper del frigo y servir. Incluso puedes hacer doble ración y alegrarte todavía más dos días después en la cena de haber sido tan generoso contigo mismo.

Nachetz me descubrió hace poco la existencia del trigo tierno y esta ha sido mi primera relación con él en solitario. He seguido su receta, que es aliñarlo como si de un tabbouleh se tratara, y de ingrediente extra he añadido un poco de salmón ahumado hecho por mi mamma. Y aunque no quiero daros demasiada envidia he de contar que la albahaca está recién cortada porque tengo una plantita en la terraza. Aunque modesto, este plato es un lujazo en muchos sentidos.

Este es el aspecto que tiene el trigo tierno Nomen cuando abres la caja y te das cuenta que no se puede cerrar y que tienes que traspasar su contenido a un bote:

Ingredientes para 2 raciones:

  • 125 g de trigo tierno (1 taza, es decir, 250 ml)
  • 1 tomate hermosote pelado y cortado en daditos
  • salmón ahumado
  • albahaca fresca
  • sal
  • pimienta molida
  • el zumo de medio limón
  • aceite de oliva

Elaboración:

Llenar de agua un cazo u olla pequeña y ponerlo al fuego. Cuando comience a hervir, añadir sal y verter el trigo tierno. Reducir a fuego medio y cocer, sin tapar, durante aproximadamente 10 minutos.

Ya está listo el trigo. Escurrir con la ayuda de un escurridor (u otra persona que te sujete el colador) y si no tienes pensado tomarlo templado, enfríalo un poco bajo un chorro de agua fría. Ahora sólo hay que ponerlo en el recipiente en el que vaya a ir al frigorífico e ir añadiendo el resto de ingredientes y el aliño al gusto. Por último, remover, tapar y dejar enfriar hasta que llegue la hora de comer. Si en ese momento veis que se ha quedado un poco seco sólo hay que añadir un chorrito más de aceite de oliva.

Read Next

Hogaza de pan integral

Este no es un blog gastronómico con pretensiones. Por eso ninguna receta tiene intención de ser perfecta o…