Pastel de limón y arándanos

Todos los años, una pareja de amigos encantadores que trabaja en Francia en la recogida del arándano nos trae una cestita llena de estos frutos deliciosos. Aquí en el sur es imposible encontrarlos frescos, ni siquiera congelados. A mí me encantan y celebro muchísimo su llegada. Los tomo a puñados, con yogur, en batido, mezclados con los cereales, en bizcocho… Intento dosificarlos para que duren mucho porque me da pena que se acaben. Con los últimos de la cesta he querido hacer algo especial, así que me he marcado este pastel de limón y arándanos con streusel de canela.

Ingredientes:

Para el bizcocho:

  • 2 huevos
  • 60 g de aceite de girasol
  • el zumo de 1 limón pequeño
  • 100 g de azúcar blanquilla
  • 150 g de harina
  • 1 cucharadita de levadura química
  • 1/4 cucharadita de sal fina

Para la cobertura:

  • una o dos tazas de arándanos frescos
  • 50 g de harina
  • 60 g de azúcar blanquilla
  • 1/2 cucharadita de canela molida
  • 50 g de margarina

Elaboración:

En un bol mediano, batir ligeramente los huevos, el aceite, y el zumo del limón. Añadir el azúcar y volver a mezclar hasta que se hayan disuelto los granos.

Tamizar la harina, la levadura y la sal sobre la mezcla anterior y remover lo justo para que se integre. Cubrir el bol con film transparente y dejar reposar la masa mientras se sigue con la preparación.

Ahora toca hacer el streusel. En un cuenco, mezclar con unas varillas o un tenedor la harina, el azúcar, y la canela. Añadir la margarina en trocitos (podéis usar mantequilla si no tenéis problemas con los lácteos) y bien con el tenedor o con las manos, trabajar la mezcla. Debe quedar grumosa-harinosa.

Precalentar el horno a 180. Cubrir con papel para hornear un molde cuadrado de 20 cm de lado preferiblemente, pero si no tenéis muchos arándanos (como en mi caso) o no hay en casa molde cuadrado podéis usar uno de plum cake perfectamente o cualquier otro. Volcar en el molde la masa de bizcocho de limón, cubrir con arándanos, y esparcir por encima el streusel. Meter en el horno hornear a 180 durante 40-50 minutos hasta que haya subido y esté ligeramente dorado.

Tras sacar el pastel del horno, dejar enfriar dentro del molde sobre una rejilla metálica unos minutos y luego un rato más fuera de él.

Read Next

Gofres de coco y lima

En esta casa somos muy de coco y lima. Nos encanta tanto esa combinación que la estoy explotando…