Pan integral de semillas

Mis desayunos alternan tostadas, cereales y galletas; complementándolos con leche, zumo o té y añadiendo fruta algunos días. Me he propuesto hacer pan cada una o dos semanas para que las rebanadas que esperan en el congelador ser desayunadas sean siempre caseras. Así además seguiré entrenándome, que en esto del pan soy bastante novata. Igual algún día hasta me atrevo con la masa madre.

Ingredientes para una hogaza grande de pan (12 rebanadas + extremos):

para el prefermento:

  • 100 g de agua
  • 100 g de harina de fuerza
  • 10 g de levadura fresca ó 1 cucharadita de levadura seca de panadero

para la masa:

  • 150 g de leche semidesnatada (en mi caso sin lactosa)
  • 130 g de harina de fuerza
  • 170 g de harina integral
  • 1 cucharadita de azúcar moreno
  • 1 cucharadita de sal
  • 20 g de aceite de oliva
  • 2 cucharadas de leche para pintar los bollos
  • semillas varias (en el interior he usado una mezcla de pipas de calabaza, pipas de girasol, almendras, nueces, piñones y sésamo tostado; semillas de amapola en el exterior)

Elaboración:

Para preparar el prefermento (que es del tipo poolish), mezclar todos los ingredientes de la primera lista hasta obtener una masa homogénea. Dejar reposar cubierto con un paño o un film transparente hasta que doble su volumen, unas 2 horas aproximadamente. También se puede hacer la noche de antes y dejarlo reposar hasta la mañana siguiente, que ha sido mi opción. En este segundo caso habrá que sacar el prefermento del frigorífico al menos una hora antes de comenzar a hacer el pan.

Añadir al prefermento todos los ingredientes de la masa excepto las semillas. Amasar hasta que la masa sea lisa y uniforme (dedicadle un ratito al amasado si, como yo, lo hacéis de forma manual). Añadir las semillas y amasar para que se repartan. Dar forma de bola a la masa, pulverizar con agua para evitar que se seque su superficie durante el reposo, cubrir con un paño y dejar reposar la masa durante 1 hora. (Los tiempos de reposo son orientativos, dependerá de la calidez de la cocina. Si reposa media hora más no le va a hacer daño.)

Colocar la masa sobre una superficie enharinada, dar forma a la hogaza y colocarla sobre papel sulfurizado en la bandeja o el molde donde se vaya a hornear (fuente de pirex en mi caso), volver a pulverizar con agua y cubrirla con un paño de algodón. Dejar reposar 1 hora.

Calentar el horno a 250 ºC. Pincelar la hogaza con un poco de leche y cubrirla con las semillas de amapola. Con un cuchillo bien afilado dar cortes diagonales para greñar el pan. (A mí las greñas se me quedan enanas, no sé si es que no hago los cortes suficientemente profundos o es que sólo sale bien con masa madre.)

Si se hornea en un molde de pirex, taparlo e introducir el pan en el horno. Cocer 20 minutos a 250 ºC. Tras ese tiempo, destapar el molde, bajar la temperatura a 200 ºC y hornear durante 20 minutos más hasta que esté dorado. Tras sacarlo del horno, dejar enfriar el pan sobre una rejilla. Una vez frío cortar en rebanadas.

Reconozco que mi nivel de torpeza con el pan es bastante grande (al menos para las cosas tan maravillosas que se ven en otros blogs de cocina) pero este ha quedado riquísimo y con la miga esponjosa. Os digo ya que con la mermelada de higos que hice el otro día está de muerte. Con aceite de oliva os lo cuento mañana por la mañana. (^___~)

Read Next

Mini magdalenas bicolor

Aquí traigo otra variante de las magdalenas infalibles. Sí, sí, ya sé que siempre es la misma receta…