Salmorejo

Ay el dolor de ojos que hemos tenido que soportar algunas veces los cordobeses viendo “salmorejos” adulterados con ingredientes como pepino, cebolla o pimiento… aunque supongo que nadie tiene la verdad absoluta de una receta. Este es el salmorejo que se hace en mi casa: el que hace mi abuela, el que hace mi madre y el que hago yo. No pongo cantidades porque es de las comidas que se hacen ojímetro. La única particularidad es que he utilizado tomates de la variedad “pera”, vinagre de manzana y que para remojar el pan uso el agua que sueltan los tomates.

Ingredientes:

Para el salmorejo:

  • tomates bien rojos
  • pan
  • aceite de oliva
  • ajo
  • sal
  • vinagre

Para acompañar (aunque no imprescindible):

  • jamón
  • huevo duro
  • aceite de oliva

Elaboración:

Cortar el pan en rebanadas finas o trozos pequeños y ponerlo en un cuenco en el que podamos luego usar la batidora. Pelar los tomates, cortarlos a la mitad y estrujarlos sobre el pan haciendo pasar el jugo por un colador para que no pasen las pepitas. Esperar a que el pan se ablande un poco, añadiendo un poquitín de agua si hiciera falta.

Cortar los tomates en trozos y ponerlos sobre el pan. Pelar y picar el ajo, añadirlo al cuenco. Poner la sal, un chorreón de vinagre y bien de aceite de oliva. Batir con la batidora hasta que quede muy fino y sin grumos. Probar de sabor y corregir de sal, vinagre o aceite si fuera necesario.

En mi casa se toma solo la mayoría de las veces, pero si quieres un salmorejo deluxe, pon a cocer un huevo mientras lo elaboras y pícale un poquito de jamón por encima una vez que esté listo. Para terminar, vierte por encima un hilito de aceite de oliva.

Read Next

Pinky muffins

Experimentar en la cocina es genial, pero qué bien sienta a veces volver a los “infalibles”. Esas recetas…