Pastel de zanahoria con naranja y canela

Esta es una versión en pastel de las magdalenas de zanahoria, mandarina y canela con pequeños cambios y cobertura de queso fresco.

Ingredientes para un pastel de 24,5 cm de diámetro y unos 6 cm de altura:

  • 3 huevos
  • 225 g de azúcar (todavía más rico con azúcar moreno)
  • 1+ 1/2 cucharadas de azúcar vainillado (23 g)
  • 3 zanahorias ralladas finas
  • el zumo de 2 naranjas
  • 110 ml de aceite de oliva
  • 1+1/2 yogures naturales
  • 400 g de harina aproximandamente
  • 1 sobre de levadura química
  • una pizca de sal
  • 2 cucharaditas de canela molida (al gusto, puede ser menos o más)

Ingredientes para la cobertura de queso crema:

  • 75 g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 300 g de queso crema
  • 150 g de azúcar glas

Elaboración del bizcocho del pastel:

Batir con unas varillas los huevos y los dos tipos de azúcar hasta que blanquee la mezcla y aumente de volumen. Añadir la zanahoria rallada, el zumo de naranja (y un poquito de ralladura de naranja si queréis), el aceite y el yogur, y volver a batir con las varillas hasta que quede bien homogénea la masa y de color naranjita.

Mezclar aparte la harina con la levadura, la sal y la canela y tamizarlo todo poco a poco sobre la mezcla anterior, moviendo suavemente con una paleta lo justo para que quede incorporado, sin batir mucho. La cantidad de harina es variable. Si véis que la masa está muy líquida, añadir un poco más.

Dejar reposar la masa en el frigorífico al menos una hora. Una vez fría, precalentar el horno a 200 ºC. Forrar un molde desmontable para tartas con papel sulfurizado en la base y los laterales para que sea más fácil desmoldar el bizcocho. Verter la masa y hornear durante 50 minutos aproximadamente a 180 ºC hasta que haya subido, esté doradito y al pinchar el bizcocho con un palillo salga limpio. (En vez de hornear toda la masa junta, también se puede dividir en dos o tres partes iguales y hornearlas de forma independiente durante 15-20 minutos para montarlo por capas.)

Elaboración de la cobertura y decoración:

La cobertura de queso crema es sencilla y está muy rica con este tipo de bizcochos. Las proporciones que yo uso hacen que no sea demasiado empalagosa. Para prepararla, batir la mantequilla con el azúcar glas hasta que queden esponjosos. Añadir el queso crema y volver a batir la mezcla quede suave y homogénea.

Una vez que el bizcocho esté frío, cortarlo a la mitad de su altura y rellenar con 1/3 de la crema. Tapar y cubrir toda la superficie con lo que queda. Se pueden añadir también unas nueces para decorar.

Read Next

Puré de verduras

Me gustan las recetas que se hacen “a sentimiento”. Como las cantidades no vienen impuestas siempre hay lugar…