Magdalenas de zanahoria, mandarina y canela

No tienen mucha zanahoria, ni mucha mandarina (canela sí, que me gusta mucho), pero llevan lo justo para darle aroma, sabor y una textura genial a las magdalenas.

¿Y habéis visto qué cápsulas de papel más bonitas? Hace poco recibí un regalo inesperado con moldes de distintos tamaños y colores para alegrar las magdalenas y vestirlas de fiesta que me hizo muchísima ilusión.

Ingredientes para 15 unidades pequeñas:

  • 2 huevos
  • 150 g de azúcar
  • 1 cucharada de azúcar avainillado (15 g)
  • 1 zanahoria grande rallada muy fina
  • zumo de 2 mandarinas
  • 75 ml de aceite de oliva
  • 1 yogur natural
  • 200 g de harina
  • 1/2 sobre de levadura química
  • una pizca de sal
  • 1 cucharadita de canela molida (al gusto, puede ser menos o más)
  • azúcar para espolvorear (opcional)

Elaboración:

Batir con unas varillas los huevos y los dos tipos de azúcar hasta que blanquee la mezcla y aumente de volumen. Añadir la zanahoria rallada, el zumo de mandarina, el aceite y el yogur, y volver a batir con las varillas hasta que quede bien homogénea la masa y de color naranjita.

Mezclar aparte la harina con la levadura, la sal y la canela y tamizarlo todo poco a poco sobre la mezcla anterior, moviendo suavemente con una paleta lo justo para que quede incorporado, sin batir mucho.

Dejar reposar la masa en el frigorífico mientras se calienta el horno a 190ºC. Una vez listo, poner la masa en moldes individuales (o en un molde para bizcocho, que va a salir igual de rico) ayudándonos de una manga pastelera (o en su defecto, como hago yo, con una bolsa de plástico para congelar a la que le corto un piquito) para controlar mejor la cantidad de masa. Aunque las cápsulas de papel rizado se pueden rellenar tal cual yo suelo colocarlas siempre dentro de un molde metálico para muffins o en flaneras para que se queden cerradas y no se desparrame la magdalena al subir.

Antes de meter las magdalenas al horno, poner por encima una cucharadita de azúcar en grano a cada una para que se forme una costra crujiente. Finalmente, hornear a 190ºC durante 25 minutos aproximadamente (depende del horno) hasta que hayan subido y empiecen a dorarse. Para comprobar que están listas, pinchar con un palillo y asegurarse de que sale limpio. Tras sacarlas del horno, es recomendable dejarlas enfriar sobre una rejilla.

* Ningún comentario especial a esta receta. Son muy sencillas de hacer porque sólo hay que batir y mezclar y suben sin problema dejando reposar un poco la masa antes de meterla en el horno.

Read Next

Guisantes con jamón

Esta es una de esas recetas muy sencillas de elaborar pero que todo lo que tiene de simple…

Empanadillas primavera

¿Recordáis la receta del pan plano? Pues es muy versátil y puede adaptarse para convertirla en unas empanadillas…

Puré de verduras

Me gustan las recetas que se hacen “a sentimiento”. Como las cantidades no vienen impuestas siempre hay lugar…