Rosquillos de leche condensada

¿Quién se resiste? Encontré la receta en Mi dulce tentación y sabiendo que tenía una lata de leche condensada en la despensa, yo por supuesto que no me pude resistir.

Ingredientes para unas dos docenas de rosquillos:

  • 1/2 lata de leche condensada (unos 200 g)
  • 2 huevos
  • la ralladura de un limón pequeño
  • harina “la necesaria” (yo utilicé aproximadamente 300 g)
  • 1/2 sobre de levadura química
  • aceite de oliva
  • 3 cucharadas de azúcar
  • 1/2 cucharada de canela

Elaboración:

En un bol, mezclar la leche condensada con los huevos y la ralladura del limón batiendo durante 10 minutos. Añadir la harina “necesaria” junto con la levadura hasta formar una masa que no se pegue a los dedos. (Yo al principio removí con las varillas, luego con una cuchara y finalmente con las manos.) Se aprecia exactamente cuándo la masa comienza a despegarse al cuenco en el que la estemos trabajando y ya no admite más harina.

Tomar porciones pequeñas de masa y hacer unos churros con ella. Unir las dos puntas dando forma de rosquillo. Freír los rosquillos en abundante aceite a temperatura media (aunque en la receta original pone “caliente”), para que no se quemen demasiado rápido por fuera y a la masa le dé tiempo a subir. Al sacarlos del aceite, rebozar los rosquillos en azúcar mezclado con canela.

Están riiiiiiiiicos.

* Por un fallo en la lista de la compra tenía en la despensa harina de bizcochos en vez de harina de repostería. Como este tipo de harina ya lleva incorporado gasificante, hice la masa sin usar levadura y creo que resultó igual de bien.

Read Next