Tener una caja llena de postales Pantone es un deleite para aquellos que nos encantan las cosas de papelería, las series de color y sí, por qué negarlo, tenemos un puntito de TOC por las repeticiones y las colecciones. Creo que a cualquier arquitecto le encantarían. Por eso no me sorprendió descubrir que varios de mis colegas tenían también la misma caja de postales. Como ninguno de nosotros se siente apenas capaz de desprenderse de los colores (yo he enviado dos a personas muy queridas), hemos resuelto intercambiarnos uno de ellos (por ahora uno, pero creo que en el futuro viajarán más). El rojo Fiesta ya habita en Leipzig en casa de Marmolpina y el amarillo Freesia ha buscado cobijo con Estudio Extramuros.

Si alguno de vosotros tiene también estas postales Pantone, ¡que se ponga en contacto conmigo para hacer un intercambio!

Esta es la postal que he enviado a Fabiola y Carlos:

photography wp theme

COMENTARIOS

No hay comentarios.