Algunas pequeñeces se traman con meses de antelación. Esta ha sido una de ellas. Allá por el mes de agosto Victòria Peñafiel (Clea en el mundo bloguero) me escribió con una idea de felicitación navideña para sus clientes. Quería enviarles algo de papiroflexia que pudieran montar o desplegar ellos mismos. Así que la loca del origami se puso a pensar en una felicitación versátil y original hecha con papel kraft y un par de cosillas más.

Definimos la propuesta y poco después comencé con la tarea de recorte de cuadrados de papel y plegado de módulos poco a poco. En total doblé 504 módulos sonobe que fui guardando en una caja enorme bajo la cama. Creo que ahora mismo sería capaz de hacerlos con los ojos cerrados… Con 12 módulos puede formarse tanto un tetraedro estrellado como dos cubos.

A los módulos se les añadió una cinta de la que colgar la figura que lleva una etiqueta navideña con la fotografía del bebé que Victòria hizo para las familias y unas instrucciones de montaje.

Mi propuesta con las distintas versiones de ensamblaje:

Aquí los cientos de módulos separados por colores y todas las etiquetas. Tengo que agradecer a Victòria las fotografías de los módulos, las etiquetas y las instrucciones. Aunque comenzamos con mucho margen al final siempre hay agobios con las entregas. ;)

En respuesta al reto que se les lanzó, me encanta poder enseñaros alguna de las fotografías que los papás y las mamás han hecho de los colgantes de origami. ¡Gracias por compartirlas!

photography wp theme

COMENTARIOS