Sé que debería haber publicado esto hace tiempo. Hace unos meses más bien pero no ha sido por falta de ganas. Pero a las buenas amigas se les perdona todo y espero que Isa, y Pablo, que ya también es parte de la familia, me disculpen la tardanza. Veintidós años hace que conocí a Isa, ¡22! Con 7 años yo llegaba a un colegio nuevo y ella era una de las compañeras de clase. Desde entonces hemos vivido mil aventuras mientras crecíamos y no hemos dejado de coincidir periódicamente ni aún siendo ya “mayores” compartiendo helados cumpleañeros y no cumpleañeros, tardes de risas, de piscina, de confidencias. Ahora que yo vuelvo ella se va lejos pero no dudo que vamos a seguir estando cerca.
 


 

Qué emocionante cuando confían en ti para que hagas la toma de contacto de los invitados con la boda de una pareja. Cuando te mandan fotografías para que puedas estudiar sus rasgos y te cuentan anécdotas que quieren llevar implícitas en la ilustración. Así fue con Isa y Pablo, que tenían muy claros los detalles que debían protagonizar su invitación.

Como siempre, cualquier fotografía no se acerca ni de lejos al resultado final ni es capaz de transmitir todo el diálogo y el proceso que ha habido detrás de esta pareja dibujada. Lo mejor de todo… las horas compartidas con ellos el día 17 de agosto y el comienzo de su nueva etapa.
 


 

Sed felices. ♥

photography wp theme

COMENTARIOS