Esta es Aya. O al menos es como yo me la imagino dentro de unos años, porque aún es muy chiquita y sólo lleva con Bea y Karim, sus papás, un par de meses. Estoy segura de que a esta niña tan despierta le van a encantar los peces y chapotear en el mar, igual que a su madre.

En unas cuantas semanas podré por fin conocerla y achucharla. ♥

photography wp theme

COMENTARIOS

  1. Pingback: nadar entre peces tropicales | Pequeñeces