Mermelada de fresa

La lista de mermeladas que he preparado con éxito va aumentando y aún tengo pendiente dejar por escrito alguna receta más. No es la primera vez que hago esta mermelada de fresa con un toque de vainilla pero sí que era necesario documentarla ya para tener las proporciones siempre a mano. A final de primavera […]

La lista de mermeladas que he preparado con éxito va aumentando y aún tengo pendiente dejar por escrito alguna receta más. No es la primera vez que hago esta mermelada de fresa con un toque de vainilla pero sí que era necesario documentarla ya para tener las proporciones siempre a mano. A final de primavera suelen encontrarse fresas a buen precio en el mercado y con un sabor estupendo, ya que vienen más maduras que los meses anteriores. Ese es el mejor momento para hacer acopio y preparar una conserva para disfrutar de ellas los tiempos venideros.

Ingredientes por kilo de fresas:

  • 1 kg de fresas limpias
  • 500 g de azúcar blanco
  • el zumo de 1 limón medianito
  • 1 vaina de vainilla

Elaboración:

La preparación de la fruta es fácil en este caso. Sólo hay que cortar las hojitas y alguna parte más blanca del culillo de las fresas y partirlas en cuartos o en algún trozo más si son un poco grandes. En una olla amplia que permita luego cocer sin problemas (yo preparé kilo y medio de fresas), poner la fruta y el azúcar. Remover la mezcla y dejar macerar durante un par de horas para que las fresas se vayan aflojando.

Cuando las fresas hayan soltado bastante jugo, poner la olla al fuego y añadir el zumo de limón y las semillas de la vaina de vainilla. Dependiendo de la cantidad de fresas que se haya preparado tardará más o menos en cocer. El tiempo estimado para un kilo es de entre 20 y 30 minutos. Particularmente me gusta la mermelada fluida, así que prefiero quedarme corta de tiempo a que luego al enfriarse se haga un bloque. Para cocer la mermelada habrá que ponerla a fuego fuerte al principio, removiendo de vez en cuando, hasta que coja temperatura y quitando la espumilla que se pueda formar. A continuación, ponerla a fuego medio hasta que alcance la consistencia deseada, que para la de fresa, para mí, es que la gota que salga de la cuchara no esté líquida y tenga un poquito de densidad. (Sé que esto es difícil de explicar peeeero… Cuestión de hacer alguna mermelada y probar. Fijo que buenísima va a estar en cualquier caso).

Mientras se le echa un ojo a la cocción de la mermelada, preparar los frascos para el almacenaje, esterilizándolos junto con sus tapas en agua hirviendo durante 15-20 minutos. Se envasará la mermelada en caliente, llenando los botes hasta el borde, cerrándolos bien y poniéndolos bocabajo para que se haga el vacío mientras se enfrían.

¡Consejo extra! Probadla sobre una tostada sobre aceite de oliva y me contáis.

2 degustaciones

  1. ¿Pero cómo se me había pasado por alto comentar en esta receta? ¡Ni idea!

    De fresas nunca he hecho, creo que porque es una fruta que me gusta tanto fresca que después no la disfruto demasiado en mermelada. Pero tengo que reconocer que ese toque de vainilla que le pones hace que quiera probar tu receta. :D

    1. etringita

      Ya verás cuando en otoño saque un bote de mermelada de la despensa… ¡Mwahahahahaha! Me dio la receta la madre de Nachetz. (^___^)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *