Biscotti de naranja y café

¿Otra receta de biscotti? ¡Sí! ¿Por qué no? Y todavía me quedan algunas combinaciones más que quiero probar. Los de hoy llevan café espresso y naranjas enanas deshidratadas. Ingredientes para una docena: 240 g de harina 100 g de azúcar 1 cucharadita de levadura química 1/4 cucharadita de sal fina 2 huevos medianos 60 ml […]

¿Otra receta de biscotti? ¡Sí! ¿Por qué no? Y todavía me quedan algunas combinaciones más que quiero probar. Los de hoy llevan café espresso y naranjas enanas deshidratadas.

Ingredientes para una docena:

  • 240 g de harina
  • 100 g de azúcar
  • 1 cucharadita de levadura química
  • 1/4 cucharadita de sal fina
  • 2 huevos medianos
  • 60 ml de café
  • 2 naranjas kumquat deshidratadas



Elaboración:

Antes de ponerse a mezclar ingredientes como locos hay que preparar el café para que se atempere antes de ponerlo en la masa. Sabéis que yo no soy muy cafetera pero le aporta un sabor, aroma y color interesante. Está bien para experimentar de vez en cuando lo ideal es preparar un café espresso doble, o usar el primer café que sale en la cafetera italiana, que es más intenso. El primer paso de esta receta es preparar el café, que marcará el sabor, el aroma y el color de los biscotti. Lo ideal es tener un café intenso, sin mucha agua, que aporte todos sus matices. Para ello, comprobaremos primero qué cantidad de café, aproximadamente son 60 ml en la parte superior de nuestra cafetera italiana.

A continuación, poner en un bol mediano la harina, el azúcar, la levadura y la sal y remover con un tenedor hasta que hayan quedado incorporados estos ingredientes. Agregar el café y mezclar.

En un cuenco aparte, batir los huevos. Añadir a nuestra masa principal la mitad de los huevos batidos y remover con el tenedor para que lo vaya absorbiendo. Poner el resto del huevo y remover otra vez para que quede todo integrado.

El último paso para preparar la masa es trocear las naranjas enanas deshidratadas en trocitos pequeños porque tienen un sabor muy fuerte. Como alternativa a las naranjas podemos usar otra fruta deshidratada o frutos secos que combinen bien con el café. El aspecto que tendrá la masa en este momento es el de la foto de arriba.

Ahora toca hornear por primera vez la masa. Habrá que precalentar el horno a 180 ºC sin aire, cubrir una bandeja con papel sulfurizado y verter la masa en ella dándole forma rectangular-alargada. Hornear durante 20-25 minutos aproximadamente a la misma temperatura o hasta que la especie de bizcocho resultante haya subido y esté empezando a dorarse.

Tras sacar masa del horno y esperar unos diez minutos a que se enfríe sobre una rejilla es momento de pasarla a una tabla de corte y, con un cuchillo de sierra grande, cortar rebanadas de un dedos de espesor. Estas rebanadas se colocarán de nuevo en la bandeja para ser horneadas por segunda vez, a la misma temperatura, 10 minutos más por un lado y 8-10 por el otro. Una vez listas, volver a dejar enfriar sobre una rejilla.

Para que no se ablanden hay que guardar las galletas en un recipiente hermético. No salen muchas con estas cantidades pero sí que os dará para un par de días si no sois muy ansiosos.

1 degustación

  1. Que bueno! Lo probaré

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *