Magdalenas de pera y cardamomo

Hace unos días Blanca Espigares dedicó unas palabras preciosas a este blog y a mi trabajo en general que me emocionaron muchísimo. En espera de poder invitarla a merendar en un futuro próximo, le regalo esta receta de magdalenas de pera y cardamomo. Son ligeras, aromáticas, tienen un sabor y textura muy delicados y no […]

Hace unos días Blanca Espigares dedicó unas palabras preciosas a este blog y a mi trabajo en general que me emocionaron muchísimo. En espera de poder invitarla a merendar en un futuro próximo, le regalo esta receta de magdalenas de pera y cardamomo. Son ligeras, aromáticas, tienen un sabor y textura muy delicados y no empalagan. Estoy segura de que le gustarían.

Ingredientes para 9 magdalenas medianas:

  • 2 huevos
  • 100 g de azúcar
  • 60 g de aceite de girasol
  • 1 pera (de la variedad Conferencia, en mi caso)
  • 3 ó 4 semillas de cardamomo
  • 120 g de harina
  • 1 cucharadita de levadura química
  • una pizca de sal

Elaboración:

Separar las claras de las yemas de los huevos. Montar las claras a punto de nieve con unas varillas (a mano o eléctricas) hasta que estén bien firmes y al inclinar el recipiente no se escurran. Reservar.

En un bol, batir las yemas con el azúcar también con varillas hasta que la mezcla haya aclarado su color y aumentado de volumen. Poner el aceite y batir.

Pelar y trocear la pera en cubitos pequeños. Abrir las semillas de cardamomo y machacar en un mortero las semillitas oscuras que contienen en su interior (con tres semillas se consigue un aroma y sabor sutil pero si os gusta esta especia podéis usar cuatro o cinco semillas). Añadir la pera y el cardamomo a la masa y mezclar con una paleta.

Tamizar la harina, la levadura y la sal sobre la masa y remover con una paleta sólo lo necesario hasta que la harina quede integrada. Por último, poner las claras montadas con el resto de la masa, mezclándolas suavemente con movimientos envolventes intentando que no se bajen demasiado.

Cubrir el bol con un film transparente y dejar reposar la masa en el frigorífico durante al menos 1 hora.

Precalentar el horno a 210 ºC. Repartir la masa en cápsulas de magdalena medianas llenando hasta 3/4 partes de su capacidad. Opcionalmente, se puede espolvorear un poco de azúcar en grano sobre las magdalenas para que resulten con una costra fina crujiente. Hornear a 210 ºC durante 10 minutos, bajar la temperatura a 190-200 y hornear otros 5-10 minutos más hasta que las magdalenas estén doradas. Tras sacarlas del horno, dejarlas enfriar sobre una rejilla.

10 degustaciones

  1. <3
    Las cápsulas verdes quedan genial para esta receta, y las magdalenas tienen una pintaza que me muero de hambre sólo con verlas.

    1. Verde pera. :D
      La próxima vez no les pondré azúcar por encima. Me gusta más cuando la masa sube a su aire.

  2. Dios mío, tengo que comprar cardamomo ya mismo.
    Y por cierto, las fotos son súper pro :_)

    1. Yo lo pongo a veces en el té y en repostería lo he comido en galletas y algunos bizcochos.

      ¡Gracias por lo de las fotos! Mi método es bastante de estar por casa. Cuando el sol no da directamente, saco al patio (de ahí el fondo vegetal en algunas imágenes) un taburete y pongo encima una pizarra blanca. Estar en cuclillas o montarme yo en otro taburete dan los encuadres. Si veo que las sombras son muy duras uso un cartón pluma de reflector pero en estas, ni eso. Un poco de maña con el photoshop hace el resto. ;)

  3. Ester

    ¡Riquísimas! Y mira que me daban miedo porque son bastante novata en la cocina…Muchas gracias por compartir todas estas recetas-joyas.

    1. ¡Qué ilusión que las hayas hecho, Ester! Me alegra que te hayan gustado.

  4. Las he hecho y están de rechupete¡¡¡
    La hora de reposo en el frigo hace que sean superesponjosas y el cardadamomo le da un toque fresco y original.

    Las voy a repetir porque ya se las han comido todas.

    1. ¡Me encanta que hayas hecho la receta, Gema! Hay que tener un poco más de paciencia que con muffins u otro tipo de magdalenas pero realmente merece la pena. ¡Que disfrutes la próxima hornada!

  5. Ochochochoiiiii.
    Acaban de salir de mi horno y huelen que alimentan, son esponjositas como ningunas y encima están riquísimas. Un WIN como un peral de grande.

    :D

    1. ¡Cómo me alegra! Esta receta tengo que repetirla, que a veces, por afán de sacar entradas nuevas se me olvida lo ricas que están algunas de las que tengo por aquí. De hecho nunca he vuelto a repetir la combinación. Habrá que ponerle remedio y probar qué tal queda en formato bizcocho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *